¿Qué son las creencias limitantes?

por

¿Qué son las creencias limitantes?

 

Las creencias son patrones de pensamiento adquiridos sobre todo entre los cero y los siete años y que afectan directamente a nuestras emociones y a nuestra conducta. 

A esa temprana edad nuestro cerebro es mucho más plástico y programable debido a que nuestra mente consciente y racional tiene pocos elementos de juicio y poca capacidad para cuestionar, así que adhiere, imprime y archiva en el subconsciente toda la información que procede de cualquiera de la experiencias que vive a cada momento.

El mapa con que seguimos

Esta información acaba por configurar un mapa de lo que somos y opinamos sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre la vida en general y que a su vez condiciona por completo la forma en la que interpretaremos cada suceso y cada experiencia en adelante. 

Todo lo que hemos oído, visto y sentido nosotros mismos o procedente de nuestro entorno, se convierte en el cristal de las gafas con las que veremos el resto de nuestra vida.

 

Existen dos tipos de creencias

Las creencias potenciadoras, y las creencias limitantes.

Las potenciadoras representan la información archivada que nos empodera, nos motiva y nos conduce hacia la expresión de nuestro potencial vinculado a esas creencias. 

Las creencias limitantes nos hacen sufrir, nos bloquean e impiden que logremos todo aquello que nos proponemos en nuestra vida.

Puedes pasarte toda una vida como yo he hecho desde crío, dedicado a investigar, leer, y formarte en todo lo que tiene que ver con el desarrollo personal. Meditación, yoga, taichí, coaching, reiki, terapias de todo tipo, pensamiento positivo…da igual. 

Si tu subconsciente ve una situación que para otros sería asumible y llevadera, como una auténtica tragedia y te hundes, pues te lo comes con patatas, y da igual lo positivo que quieras ser.

 

Lo que nos decimos

O por mucho que te digas a ti mismo lo guay que eres, si tu subconsciente dice que eres un capullo, en capullo te quedas. Pero no olvides esto, de todo capullo acaba naciendo una hermosa flor, solo hay que regar esa planta, dedicarle cariño y atención.

A mi me costó 25 años hasta acertar con el mecanismo verdaderamente eficaz para transformar mi vida. 

Hace un tiempo, a raíz de un periodo muy duro que viví y en el desesperado intento por salir de aquel pozo en el que estaba anímicamente hundido hasta el fondo.

En aquel trabajo intenso de estudio, formación e indagación, fui descubriendo que simplemente tenía que dirigir todo mi esfuerzo y atención hacia el subconsciente para poder modificar en él la información que no me beneficiaba.

 

Cambiando la información negativa

Ahí es donde habitan nuestras creencias, muchas veces ocultas para nuestra mente consciente y racional, por eso es tan difícil cambiarlas en ocasiones. 

Y son nuestras creencias las que afectan a todos nuestros pensamientos, emociones, y comportamiento. Así conseguí salir de aquella situación tan crítica de mi vida, como un hombre nuevo con un poder que antes ni imaginaba que podía estar a mi alcance.

¿Sabéis? El subconsciente opera en nosotros en un 95% , es decir, la parte consciente, racional, sólo ocupa un 5%, todo lo demás trabaja en automático. 

Nuestros pensamientos, emociones, nuestra conducta, nuestros gestos, nuestras reacciones, nuestros miedos, todo está programado para que seamos de una determinada manera. 

 

Influencias en el subconciente

Sin embargo vamos tan anchos por la vida pensando que sabemos cómo somos o quiénes somos, confiados de que lo que opinamos sobre la vida o nuestras decisiones son el producto de nuestra tremenda personalidad. Es mentira, todo está condicionado por tu entorno desde edades muy muy tempranas.

Tú no eres tú, eres aquello que experimentaste y se grabó en tu mente para el resto de tu vida. Eres un conjunto de influencias de tus padres, profesores, curas, hermanos, de la sociedad, de tus compañeros de colegio, de la televisión, apenas hay nada tuyo.

 

La programación oculta

Mira tus gestos, tu forma de hablar, cómo actúas cuando te enfadas, ¿te resultan familiares? Pues no es tuyo, y eso sí lo puedes ver en ti si reparas unos segundos en ello, pero imagínate cuánta programación está oculta sobre tu forma de interpretar las relaciones, la política, la religión, la pareja, el dinero y sobretodo de interpretarte a ti misma y lo que eres o cómo eres, lo que vales o no, lo que puedes lograr o no. 

Esas ideas tampoco son tuyas y están totalmente influenciadas por lo que te han dicho o escuchaste a los demás decir de ti cuando no eras capaz de procesar aquella información y directamente se imprimió en tu subconsciente que es quien piensa por ti en un 95%.

Somos eso, no somos lo que vemos, somos lo que creemos que somos y lo que creemos no lo creemos nosotros en su mayoría, lo cree nuestro subconsciente que es una parte de nosotros que opera en automático.

 

Consciencia liberadora

Cuando tomas consciencia de esto, es inevitable sentir cierto pavor y sobretodo mucha frustración porque piensas: “joder y ¿cómo cambio yo esto ahora? ¿Cómo carajo llego yo a ese lugar de mi mente tan inaccesible para liberarme de esas interpretaciones que hago de las cosas y que muchas veces no son favorables para mi vida?” 

¿Pues sabes una cosa? 

Se puede, claro que se puede, por eso estas aquí, algo ya te está queriendo traer las respuestas, simplemente, implícate en tu propia transformación.

Hay varias técnicas muy potentes que he ido descubriendo estos últimos años y que son de una eficacia alucinante. La hipnosis, la terapia EMDR, los audios subliminales con frecuencias binaurales, el EFT Tapping, y sobre todo el Psych-k.

Los cambios son increíbles, de veras. Tenéis testimonios en mi web y en mi perfil de Facebook de personas que en tan solo días ya habían modificado patrones de pensamiento o comportamiento que les llevaban atormentando toda su vida. Os hablaré sobre estas técnicas en mi canal de Youtube también pero antes… sigamos indagando.

 

La cuestión del valor

Verás, hay creencias muy esenciales y que afectan a infinidad de ámbitos de nuestra vida como “no puedo, “no merezco”, “no valgo”, “no me quieren”, “soy feo”, “soy gordo”, “es imposible conseguir esto o lo otro”, “esto no es correcto”, “soy pobre”, “tengo miedo”… todas estas creencias limitantes dilapidan cualquier posibilidad de crecimiento y de alcanzar una vida próspera y plena, llena de logros y felicidad.

Conecta con tu interior. Pon atención a qué frases, ideas, pensamientos o sentimientos son recurrentes en tu vida y te traen infelicidad, te bloquean y afectan a tu comportamiento impidiéndote conseguir lo que realmente deseas.

¡Y dedícate un tiempo para explorar!

Iñaki Sanchez

Iñaki Sanchez

Iñaki Sánchez es life coach y executive coach, experto en reprogramación del subconsciente mediante el método Psych-k® y en reprogramación de pensamientos y bloqueos inconscientes. Hoy trabaja con una síntesis de distintas técnicas y disciplinas, llamada Protocolo Ebo. Es embajador internacional en el canal Gaia.com

CURSOS Y TALLERES

Ven y encuentra uno a tu medida

Únete, te esperamos!

Un lugar para encontrarnos
y sacar nuestra mejor version

Taller Gratuito Mindfulness y Compasión

Un Taller para conocer pautas de autocuidado, mirarnos  adentro y ser amables y pacientes con nosotros

2 Comentarios

  1. Haddy

    Lo necesito !

    Responder
    • Feli Palacio

      Te invitamos a pasar por sección de Cursos y Talleres y apuntarte al que va a realizar este Viernes 19 de Noviembre. Un saludo, y gracias por comentar aquí.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Vergüenza

Live de Preguntas y Respuestas

Sobre Sexualidad Consciente

Todos los días 20 de cada mes en Instagram.

Escribir es un viaje

 

Un taller de escritura para abrirnos a nuevos caminos.

Nos vemos todos los miércoles

TU COMUNIDAD :

CURSOS Y TALLERES

BENEFICIOS Y DESCUENTOS

TIENDA

PROFESIONALES

Suscríbete a nuestro Newsletter

Y recibe nuestras novedades, artículos, invitaciones a talleres, cursos y más sorpresas para que encuentres tu camino.